Periodoncia

La periodoncia es la especialidad de la odontología que estudia las estructuras de soporte del diente, así como las enfermedades que las afectan.

Los tejidos de soporte del diente, denominados periodonto, corresponden a:

  • La encía, que es la mucosa de tejido que se encuentra sobre la mandíbula y el maxilar dentro de la boca.
  • El hueso alveolar, que es la cresta engrosada del hueso que contiene los alvéolos dentales
  • El cemento, que es una sustancia calcificada especializada que cubre la raíz y conecta los dientes al hueso alveolar por el anclaje del ligamento periodontal.
  • El ligamento periodontal, que es el conjunto de fibras de tejido conectivo que une el diente al hueso alveolar.

Las enfermedades periodontales pueden tomar muchas formas diferentes, pero son generalmente el resultado de una acumulación de placa bacteriana entre la encía y los dientes, en combinación con mecanismos inmuno-inflamatorios y otros factores de riesgo que conducen a la inflamación de la encía, retracción de la misma y destrucción del hueso de soporte alrededor de los dientes naturales. Sin tratamiento, estas enfermedades dan lugar a una perdida ósea y la pérdida de dientes, siendo la principal causa de pérdida de piezas dentales en adultos.

La gingivitis es una forma de enfermedad periodontal, que presenta una serie de síntomas como el sangrado e inflamación de encías. Es importante consultar con el odontólogo si presenta enrojecimiento e hinchazón en las encías, especialmente si no se ha realizado una limpieza y un examen de rutina en los últimos seis meses.

Cuando la gingivitis no es tratada lo habitual es que derive en una periodontitis, es decir la infección e inflamación se diseminan desde las encías hasta los ligamentos y el hueso que sirven de soporte a los dientes. La pérdida de soporte hace que los dientes se aflojen y finalmente caigan.

El mejor método de prevención es una buena higiene oral. Esto incluye el uso de hilo dental y cepillado meticulosos y una limpieza dental profesional con regularidad. La prevención y el tratamiento de la gingivitis reducen el riesgo de desarrollo de la periodontitis.